Your address will show here +12 34 56 78

Blog

Contraatacar con una estrategia sólida es para todos

HÉCTOR CUBELOS

SOCIO EN GRUPO VALOR

¿dónde está tu negocio ahora? ¿Cuál es su enfoque de aquí en adelante?

Durante los últimos meses, cada negocio se ha visto obligado a adaptarse para, primero sobrevivir y, segundo, en el mejor de los casos, crecer ganando participación y/o capitalizando nuevas oportunidades de mercado. Portafolios de productos y servicios, modelos comerciales, operativos, administrativos y estrategias financieras han cambiado recientemente buscando resiliencia ante un contexto de numerosos cambios en el plano económico, político y social.

Es por esto que, durante este artículo, comentaré bajo nuestra amplia experiencia multiindustria en Grupo Valor con clientes de toda la región (con la Cámara de Comercio y Producción de Santiago, entre otros), y de forma sencilla por qué, quiénes aplican, qué esperar de este ejercicio y cómo abordar un proceso que garantice la competitividad y sostenibilidad de la compañía en el nuevo contexto: la planeación estratégica.

¿Por qué? ¿Quiénes aplican? Todos. El concepto no es nada excluyente… Hoy en día, con el fin de dar enfoque y continuidad a dichos esfuerzos de adaptación, para cualquier tipo de empresa, sin importar su naturaleza, actividad económica y tamaño, e independientemente de si volveremos pronto a la nueva normalidad prepandemia o no, es necesario emprender el camino de la planeación estratégica. Tanto si ya contaban con un plan estratégico vigente, y lo que aplica es la revisión de la vigencia y las prioridades del mismo (generalmente en términos de reestructuración del portafolio de productos y servicios, delivery de las soluciones ofrecidas ante la nueva demanda, transformación digital, y otros elementos que garanticen la competitividad de la compañía), como si no. Y es que el impacto de los eventos como el Covid-19 es más que evidente y todo negocio necesita operar con objetivos alcanzables, presupuestos financieros y tácticas puntuales que permita hacer frente al mismo con un óptimo flujo de caja, nivel de inversión y esfuerzo.

¿Qué debemos esperar? Motivarse y disfrutar del ejercicio entre tanto ruido externo… Imaginen esto, en la vorágine organizativa del día a día: hacemos un breve stop conceptual (no operativo pues la vida sigue), planificamos cómo queremos y visualizamos afrontar los próximos meses, años y retos y, con esto totalmente claro, pocos meses después avanzamos con convicción y de forma ágil y coordinada. Porque, dicho sea de paso, y como bien dijo en alguna ocasión alguno de nuestros socios en la firma: «si hacen un plan estratégico no es solo para escribirlo, sino también para cumplirlo» (atención, dato importante: solo el 10% de los planes estratégicos se implementan).

¿Cómo? Con la metodología, expertise y concreción correcta… Y digo esto porque, a menudo, plan estratégico, por su proceso de definición y posterior redacción, es confundido con un documento de intenciones y conceptos ideales de ADN corporativo poco inclusivo y a tres mill pies de altura donde la materialización de sus pretensiones en iniciativas concretas, en resultados y en la guía de la toma de decisiones de acuerdo al mismo, se torna imposible.

En este sentido, y entendiendo un plan estratégico tampoco es un documento cargado de nuevas ideas que quedarán sin ejecutar igual que las anteriores, sabemos que diez elementos son requeridos para hacer verdaderamente efectivo un plan estratégico, ordenado de los más conceptual a lo más concreto:

  1. FODA.

  2. Ejercicio metodológico de las 4 fuerzas o wer games.

  3. Propósito.

  4. Misión y visión.

  5. Valores.

  6. Objetivos

  7. Iniciativas / acciones estratégicas por perspectiva.

  8. KPIs de medición del éxito por iniciativa (intermedia y general).

  9. Plan de implementación

  10. Balance Score Card. Tablero de control estratégico.

Documentos tácticos sin entregables, acciones asociadas, responsables, fechas compromiso, indicadores y curvas de consecución (metas intermedias) y metas finales están tan a la orden del día tanto como la incertidumbre, el desenfoque y el trabajo organizativo desalineado. Precisamente hoy, que todos los cañones necesitan apuntar con rigor y exclusividad a aquellas estrategias y controles que atiendan a la rentabilidad y la generación de flujo, al mantenimiento flexible de la operación y a la maximización del capital del negocio. No obstante, en peor situación está quien ni siquiera ha reflexionado en esto.

Dicho esto, ¿dónde está tu negocio ahora? ¿Cuál es su enfoque de aquí en adelante? Bajo mi experiencia puedo contarte que, conocida esta crisis, ya no es momento hoy para prepararnos para recibir nuevos golpes, tampoco para hablar únicamente de supervivencia. Es momento ya de contraatacar con una estrategia sólida

Artículo especial para Cámara de Comercio y Producción De Santiago: https://www.expocibao.com/infocamara-expo-cibao

Mira nuestros últimos artículos

Follow us on Social Media